Actualizado el: 14-09-2017

“La asociación UE-ALC está basada en una comunidad de intereses, valores y retos. Los vínculos actuales deben ser reforzados y modernizados.”

El objetivo de este informe es reorientar las relaciones de la UE con un actor clave con el que compartimos valores, vínculos culturales, y retos políticos y económicos. La UE y América Latina – Caribe constituyen una comunidad de intereses en defensa de las sociedades abiertas, las normas y el diálogo como principios que ordenan las relaciones internacionales.

El eurodiputado del S&D y ponente del informe Javi López, destaca en el debate sobre el informe en el pleno del Parlamento Europeo que “el informe refuerza las relaciones entre ambos continentes en el marco de un nuevo escenario global caracterizado por el debilitamiento del eje atlántico, los conflictos en la vecindad de la UE y el auge de los países asiáticos. El informe aboga por mejorar la relación también con la sociedad civil, facilitando la movilidad entre regiones y fortaleciendo la cooperación. Con este informe la UE puede aprovechar una oportunidad histórica para establecer un verdadero diálogo y una colaboración cercana y de igual a igual, que apoye la continua defensa del multilateralismo, la igualdad de género, el crecimiento inclusivo, la protección de los colectivos vulnerables o la lucha contra el cambio climático.”

“Europa y América Latina deben ser aliados clave en el nuevo escenario internacional”

López añade que en la actualidad ya contamos con una serie de instrumentos que deben modernizarse en los próximos meses, como el Acuerdo Global UE-México y el Acuerdo de Asociación UE-Chile, al que hay que añadir la pronta finalización del Acuerdo de Asociación UE-Mercosur. Todo ello presenta una oportunidad para impulsar las economías de ambos lados del atlántico, regular la globalización y asegurar que sus beneficios se reparten de forma justa. Además, la consecución del Acuerdo de Diálogo Político con Cuba a principios de este año constituye un paso más en la consolidación de la UE como un interlocutor efectivo en el escenario global”.