Actualizado el: 30-01-2017

El eurodiputado del PSC se dirigirá a la Comisión Europea para pedir que la UE reaccione de una manera contundente contra las medidas racistas, inhumanas y anticonstitucionales del Presidente Trump.

El eurodiputado y Secretario de Impulso Europeo del PSC, Javi López, ha declarado hoy que se encuentra profundamente preocupado por la deriva autoritaria que el Presidente de Estados Unidos Donald Trump muestra día a día. En especial, López ha señalado las últimas medidas que ha aprobado Trump por orden ejecutiva: la construcción del muro con Méjico y la prohibición de entrada en los Estados Unidos a los ciudadanos de seis países musulmanes.

En relación con la primera, el eurodiputado López se ha mostrado radicalmente en contra de la medida de construcción de un muro con Méjico porque “como socialistas somos internacionalistes y estamos en contra de todos los muros, favor del dialogo y en contra de las amenazas, y las palabras y acciones del Presidente Trump en los primeros días del su mandato en contra de Méjico son alarmantes”.

En este sentido, López ha querido trasladar la plena solidaridad del PSC con el Gobierno y el pueblo mejicano, “al cual nos unen profundos lazos históricos y culturales” y ha apoyado la petición del PSOE de pedir al Gobierno español que convoque una Cumbre Iberoamericana para abordar esta cuestión de forma conjunta.

Por otro lado, Javi López ha querido mostrar su profundo rechazo a la orden decretada el pasado viernes por el Presidente Trump de prohibir la entrada de todas las personas procedentes de Libia, Irán, Iraq, Siria, Sudán, Somalia y Yemen que llegan a Estados Unidos durante 90 días. “Es absolutamente intolerable que se prohíba la entrada en Estados Unidos a personas únicamente por motivos de origen o religión. Es anticonstitucional, inhumano y viola las convenciones internacionales de Derechos Humanos”.

La conocida como #MuslimBan suspende también el sistema de admisión de refugiados en EEUU durante 120 días, y el programa de acogida de refugiados provenientes de Siria de manera indefinida. “Estas medidas van en contra de la democracia, los derechos humanos y ponen en riesgo el orden internacional como no había ocurrido en décadas.”, ha declarado López, que ha celebrado que la Comisión Europea haya recordado hoy mismo que la UE no discrimina por razones de nacionalidad, raza o religión, pero le pide que siga al frente de las críticas y que reaccione también de forma contundente y eficaz contra estas medidas migratorias, en coherencia con nuestros valores y principios.